Cómo cerrar tu cuenta negocios sin problemas ni retrasos

Imagina este escenario. Has hecho todos los trámites para darte de alta como autónomo o abrir el negocio de sus sueños. Compraste una portátil para la empresa, publicaste una página web intuitiva y responsive, averiguaste los requisitos para tener un POS en España y decoraste toda la oficina de forma funcional y minimalista; tal como lo haría Marie Kondo. No obstante -y después de un tiempo en funcionamiento- comienzas a notar pérdidas significativas que no tienen nada que ver con el pago de tus campañas de marketing digital o con las tarifas que te cobra la empresa de envíos, sino con tu cuenta negocios. Y es que, aunque te hayas preparado como todo un experto para tu salto empresarial, puede que el banco -o el tipo de cuenta bancaria que hayas elegido- no sea el mejor para tu emprendimiento o modelo de negocio.

Cómo saber si la cuenta para empresas que tienes no es la ideal

Escoger a los mejores bancos para empresas pequeñas, nuevos negocios o autónomos no es tarea fácil. A fin de cuentas, el mercado está saturado con bancos de renombre, opciones en línea y Fintechs que ofrecen distintos estilos de cuentas empresariales. Entonces, ¿cómo saber si tu cuenta bancaria no es la más idónea?

Por la comisión de mantenimiento

La mayoría de los mejores bancos para empresas pequeñas o autónomos ofrecen instrumentos financieros, cuentas y tarjetas sin tarifas de mantenimiento. Puede que algún servicio especial -seguro para compras en línea, por ejemplo- requiera de un pago, pero lo ideal es que todas las características sean gratuitas.

Por eso, antes de cancelar la cuenta bancaria, revisa si tienes alguna domiciliación o servicio especial del que puedas darte de baja. En caso contrario, sería preferible que busques otro banco en España para abrir tus cuentas empresariales.

Por las comisiones del POS

Las entidades que alquilan o prestan el servicio para los puntos de venta pueden cobrar comisiones por operación que van desde el 0,99 % hasta el 4,50 %. Revisa tu contrato de POS con el banco y verifica que las ganancias de tu empresa no están desapareciendo por culpa de este concepto.

De ser así, contrata un proveedor de servicio que te ofrezca una tarifa plana. La mayoría de las cuentas bancarias para PYMES y autónomos ofrecen planes de POS a cambio de un cobro mensual de apenas 10€.

Por la limitación de movimientos

Algunos bancos promocionan cuentas para empresas sin comisiones siempre que limiten sus movimientos a un número máximo semanal o mensual. Si aun limitando tus operaciones ves que los ahorros de tu empresa merman, ¡cancela esa cuenta comercial y busca otra institución financiera!

Por la entrega de recibos físicos

Muchos bancos en España cobran por la emisión de referencias bancarias y recibos de cuentas empresariales. Libérate de estas obligaciones migrando a una cuenta 100 % en línea. Si tu banco actual no tiene ninguna opción parecida a esta, escoge a otro que sí la tenga.

Quiero cerrar una cuenta bancaria de negocios, ¿cómo lo hago?

Cerrar una cuenta bancaria de negocios puede ser tan fácil como abrirla, gracias a la nueva normativa de portabilidad. Desde finales del mes de julio, migrar de un banco a otro es tan fácil como cambiarte de proveedor de telefonía móvil, al menos en teoría porque el lapso mínimo establecido para que el cambio sea efectivo es de unos 15 días hábiles.

Como al procedimiento del traslado de cuentas aun le faltan ajustes, hemos preparado un post detallado para que puedas cancelar la cuenta bancaria de tu negocio o emprendimiento sin usar la portabilidad.

Paso 1: Revisa el contrato de la cuenta bancaria

Cuando abres una cuenta corriente para empresas o autónomos, el banco está obligado a suministrarte una copia del contrato. Busca este documento -o descárgalo- y léelo con detenimiento, en especial las cláusulas de cancelación de la cuenta bancaria.

Verifica también si -al abrir la cuenta- no aceptaste a mantenerte por un plazo mínimo como cliente del banco. Algunas instituciones financieras otorgan cuentas libres de costes y mantenimiento a cambio de tu fidelidad y, al romper esta condición, podrían generarse comisiones altas por el cierre.

¿Qué puedes hacer en este caso? Calcula cuántos meses te faltan para cumplir con el plazo mínimo y estudia si la empresa puede aguantar hasta esa fecha. Si tus cálculos arrojan que esperar sería perder más dinero del que vas a ahorrarte manteniéndote como cliente, ¡cierra la cuenta!

Paso 2: Abre una cuenta negocios en otra institución

Aun cuando tu primera cuenta bancaria esté activa, es importante que vayas migrando a otro banco. Así que busca cuáles son los mejores bancos para empresas pequeñas y autónomos, y planifica una visita. Siéntate con un ejecutivo de cuentas y hazle preguntas importantes, como:

  • ¿Cobran tarifas de mantenimiento? ¿En qué casos?
  • ¿Hay penalizaciones por el cierre de la cuenta? De ser así, ¿cómo se calculan?
  • ¿Qué facilidades tienen para POS físicos o virtuales? ¿Cuánto cobran por el servicio?

Paso 3: Domicilia tus pagos a la nueva cuenta

Si antes usabas tu cuenta empresarial para pagar facturas de servicios, proveedores, seguros o préstamos, es importante que los afilies a otra antes de proceder con el cierre. Haz lo mismo con la nómina.

Paso 4: Retira el dinero de la cuenta bancaria vieja

Es preferible pagar lo que tengas que pagar en la sede del banco al momento del cierre que esperar a que te hagan deducciones o domiciliaciones. Retira el dinero que está en la cuenta negocios vieja y deposítalo o transfiérelo a la nueva.

Antes de hacer esta operación, asegúrate de haber pagado cualquier servicio contratado que tengas con el banco, desde préstamos hasta las cuotas de las tarjetas de crédito de negocios.

Paso 5: Evítate el cobro de comisiones

La mayoría de las instituciones financieras realizan cobros o penalizaciones en caso de que tengas saldo negativo, un servicio promocional, préstamos en curso, entre otros. Lo mejor es que pagues todos los préstamos empresariales y tarjetas de crédito asociadas a la cuenta antes de iniciar con el cierre de la misma.

Si estás inscrito en alguna promoción, averigua cómo puedes darte de baja y no dejes nada pendiente. Esta es la mejor manera de asegurarte que, al cerrar, no te cobrarán ninguna comisión.

Paso 6: Reúne toda la documentación necesaria

Antes de acudir al banco a formalizar el cierre de la cuenta empresarial es necesario que tengas toda la documentación que necesitas. Revisa si eres el único titular de la cuenta. De no ser así, te pedirán una autorización y el DNI, NIF o NIE de los demás titulares.

Chequea en tus archivos qué otros documentos bancarios tienes. Reúne las chequeras, tarjetas y libretas asociadas a la cuenta negocios vieja y llévalos contigo cuando acudas a la agencia bancaria. Así, podrás consignar cualquier documento en caso de que lo soliciten.

Paso 7: Pide la cancelación de la cuenta negocios

Si ya le has pagado a todos tus proveedores, no tienes domiciliaciones pendientes y desvinculaste tu cuenta bancaria de las aplicaciones y de los demás productos financieros que usas para mantener tu negocio en pie, es hora de que vayas al banco y pidas el cierre de la cuenta.

Es importante que también le solicites al ejecutivo de cuentas la emisión de un certificado de cierre que te libere de cualquier obligación y que especifique que no tienes deudas pendientes por ningún concepto.

Si cumples con todos los pasos al pie de la letra, este procedimiento no debería llevarte más de 3-5 días hábiles. Así que, mientras el cambio por portabilidad no se perfeccione, puedes usar esta guía para ahorrar tiempo y dinero.

comments
Dejar una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *