¿Cuánto cuesta un TPV para comercio minorista?

Aceptar pagos con tarjeta de crédito o débito es una excelente manera de aumentar las ventas de tu comercio minorista. Para ello, necesitas un terminal punto de venta (TPV). ¿Cómo puedes encontrar el modelo ideal para tu negocio? ¿Cuáles son tus mejores alternativas? ¿Qué coste tienen? De eso hablaremos en este artículo.

¿Cómo saber cuál es el mejor TPV para comercio minorista?

Descubre cuáles factores deben pesar más en la elección del TPV adecuado para ti.

Ubicación física de tu negocio

¿Toda tu mercancía se comercializa desde tu establecimiento o también realizas ventas en terreno? La respuesta a esta pregunta determinará el tipo de datáfono que te conviene.

Mientras que las versiones fijas se conectan al centro autorizador de la entidad financiera a través de la línea telefónica, otros TPV pueden establecer comunicación en cualquier sitio que cuente con una red wifi. Y los modelos móviles cuentan con una tarjeta SIM que posibilita los cobros con tarjeta por medio de la red de telefonía celular.

Canal de ventas que utilizas

Un datáfono es la solución ideal para recibir pagos con las tarjetas bancarias de tus clientes cuando todas tus ventas son presenciales.

Por otro lado, si tu negocio funciona desde la red global, tendrás que contratar un servicio de TPV virtual. Se trata de un módulo (pieza de código) que se instala en la tienda en línea. Su función es dotar al portal de una plataforma que le permita capturar los datos de las tarjetas de los usuarios y enlazarse con el banco correspondiente para efectuar el cobro.

Ahora bien ¿tienes dos modelos de tienda (físico y virtual) donde ofreces los mismos artículos? Entonces, puedes recurrir a un TPV para sincronizar el inventario de ambos canales de venta. Si lo haces, tu stock se actualizará en tiempo real, podrás consultar la disponibilidad de cada producto siempre que lo desees y recibirás una alerta cuando las existencias se estén agotando.

Coste del servicio

Por lo general, aceptar tarjetas de crédito y débito en tu negocio implica comprar un TPV o cubrir el coste de la contratación del servicio. Asimismo, hay que pagar una tarifa periódica, que corresponde a una cantidad fija o a un porcentaje de las ventas.

A esto debemos agregarle el precio de otros dispositivos que puedas requerir además del TPV físico, tales como monitor, teclado, lector de código de barras, cajón portamonedas, impresora de tickets. Y, dependiendo de las necesidades de tu empresa, tal vez tengas que contratar ciertos servicios adicionales, lo que requerirá realizar un pago único o un gasto recurrente.

Precios de los principales modelos de TPV para comercio minorista

Conoce más acerca de los mejores TPV del mercado.

SumUp Air

Este TPV móvil tiene un precio de 39 euros. Se conecta vía Bluetooth con una aplicación que puedes instalar en tus dispositivos móviles. Es compatible con las tarjetas contacless y con las que tienen chip.

SumUp Air no pide tarifas mensuales, solo aplica cargos de 1,50 % por ventas directas con tarjeta y de 2,95 % más 0,25 euros por cada cobro desde el terminal virtual.

iZettle Reader

Es uno de los terminales móviles más populares del mundo. En España, puedes conseguirlo por 29 euros. No tienes que pagar mensualidad, solo una comisión que va disminuyendo dependiendo del total de ventas alcanzadas en el mes. Su valor oscila entre 0,99 % y 1,99 % por transacción.

El equipo se controla desde una aplicación sin coste compatible con iOS y Android que, además de aceptar pagos con tarjeta, te permite crear un catálogo para tu inventario de productos y generar reportes.

BBVA

Ofrece dos terminales distintos: uno fijo y otro que se conecta a la red wifi. No tiene un coste de contratación. Más bien, puedes elegir entre distintos planes con un precio estable de 10, 15, 20, 40, 60 y 120 euros.

No se te cobrará comisión alguna si no superas el máximo de facturación, la cual varía entre 20 000 y 240 000 euros anuales, dependiendo del paquete contratado. Superado el límite respectivo, deberás pagar un mínimo de 1,1 % y un máximo de 1,50 % por venta completada.

Santander

Ofrecen el mismo sistema de tarifas planas para sus TPV fijos, móviles y virtuales. Hay varios planes a tu disposición. Los clientes que tienen las cuentas 123, Smart o Smart Premium del banco, pagarán 7, 13, 25, 48, 96 o 150 euros al mes, dependiendo del servicio contratado. Quienes no usan alguno de los mencionados productos financieros, tendrán que aportar 10, 18, 35, 65, 120 o 190 euros al mes por los mismos planes.

Según el paquete elegido, Santander te cobrará una comisión de 1,10 % por transacción si superas el límite de entre 1000 y 25 000 euros facturados en el mes. Y esta será de 2,5 % si aceptas pagos con cualquier tarjeta de empresa o con plásticos procedentes de países ajenos a la Unión Europea.

Piensa cuidadosamente en las necesidades y características de tu empresa y en tu presupuesto. Solo así serás capaz de adquirir o contratar el TPV para comercio minorista que te ofrece las mejores condiciones.

comments
Dejar una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *