Todo lo que tienes que saber sobre soluciones TPV para tu negocio

El TPV o terminal de punto de venta es actualmente el instrumento más extendido para el cobro de clientes en todo tipo de negocios: restaurantes, bares, tiendas, comercios, etc., habiendo supuesto la paulatina implantación de este sistema que cada vez sean menos los comercios que funcionan exclusivamente con la clásica caja registradora de toda la vida. Además, los TPV (o POS que sería el equivalente en inglés de este acrónimo) son cada vez más sofisticados, ya que al margen de posibilitar el pago con tarjetas de débito y crédito ofrecen múltiples funcionalidades de gestión, particularmente los que operan por móvil y tableta.

¿Cómo funcionan los TPV?

La característica operativa más distintiva de los TPV es que son inalámbricos, algo que resulta esencial en negocios como los restaurantes, al facilitar que los clientes puedan pagar sus cuentas desde sus respectivas mesas sin necesidad de pasar por caja, con lo que se evitan saturaciones y lentitudes, que inevitablemente repercuten en una percepción negativa del cliente acerca de la calidad del servicio recibido. Igualmente, otro de los rasgos característicos de los sistemas TPV es su capacidad de adaptación a las especificidades de cada negocio, ya que siguiendo con el ejemplo del restaurante no son similares las necesidades de un establecimiento como este que vende in situ a las que puedan tener, sin ir más lejos, sus propios proveedores, que requieren contar con un sistema que les permita culminar operaciones de venta de suministros en los propios locales que abastezcan.

Ventajas de los sistemas TPV para el cliente

Todos los TPV, con independencia de que sean convencionales o funcionen por ‘smartphone’ o tableta, tienen como gran virtualidad común la agilización del cobro a clientes, permitiéndoles pagar con tarjeta, una opción que ha dejado de ser una alternativa para convertirse en el medio de pago predilecto, tal y como lo reflejan infinidad de estudios sobre hábitos de compra. El motivo de esta creciente hegemonía es la comodidad que supone para el cliente no tener que llevar efectivo encima para sufragar lo que consuma o adquiera, pudiendo además posponer el gasto si paga con tarjeta de crédito. Todo ello con absoluta seguridad bancaria.

Ventajas de los sistemas TPV para los negocios

Desde el punto de vista del negocio las posibilidades son todavía mayores, ya que con el TPV no solo se incrementan las expectativas de facturación al agilizar las vías de ingreso sino que también se pueden obtener funcionalidades como emitir e imprimir facturas (el tícket que se da al cliente equivale a ellas), saber en todo momento la evolución del stock de existencias o mercancías, beneficiarse de ventajas por fidelización que ofrecen los bancos, obtener informes sobre balances de ventas y todo tipo de estadísticas… Un amplísimo conjunto de ventajas que explican porqué los TPV revolucionaron el concepto de punto de venta cuando surgieron.

Aspectos que debes valorar en la elección del sistema TPV de tu negocio

Para elegir el tipo de TPV más adecuado en cada caso hay que tener en cuenta una serie de cuestiones esenciales:

  • Necesidades concretas del negocio
  • Límites presupuestarios
  • Qué proveedor ofrece mejores condiciones

Elección de TPV, una decisión que debe ser muy meditada

En el mercado hallarás desde modalidades de TPV muy sencillas hasta los sistemas más complejos, que brindan prácticamente soluciones completas de gestión. Para saber qué tipo de terminal de punto de venta elegir resulta aconsejable analizar cómo han resuelto este dilema negocios del mismo ramo que el tuyo que se distingan por ofrecer a los clientes un servicio de cobro diligente y eficiente, no siendo nunca una mala opción ahondar todo lo que se pueda preguntando a los profesionales que están al pie del cañón qué funcionalidades valoran más en un TPV.

Establece tu disponibilidad presupuestaria

A la hora de dilucidar que presupuesto vas a asignar a la compra del sistema TPV de tu negocio debes hacerlo con la mentalidad de inversión más que de gasto, ya que la adquisición del terminal adecuado va a tener su influencia en las perspectivas de éxito de tu negocio. Con todo, la elección de una modalidad u otra inevitablemente implica el desembolso de un dinero importante para nuevos ordenadores, tabletas, PDA’s, lectores de códigos de barras, escáneres de tarjetas, impresoras de tíckets… suponiendo todo ello un gasto que no por estratégico dejar de ser oneroso.

Elige el proveedor que mejores condiciones te ofrezca (sin pensar a corto plazo)

En lo concerniente a proveedores, no conviene cegarse con las maravillosas ventajas que pueda prometer el comercial de turno, resultando aconsejable solicitar:

  • Presupuesto detallado con el coste pormenorizado de todo, desde el terminal principal hasta los componentes auxiliares
  • ‘Demo’ de funcionamiento, siendo el acceso a esta prueba gratuita muy recurrente en estos casos.
  • Referencias de cómo opera el sistema a otros establecimientos del mismo ramo que el tuyo.

Lea nuestro artículo sobre los 10 mejores sistemas POS de España.

Ventajas de los TPV en tabletas y móviles

Los terminales de punto de venta en smartphones

Para los pequeños negocios es una solución muy atractiva disponer del TPV en smartphone, debido a que ofrece las mismas funcionalidades que el sistema de la máquina y es mucho más barato, pudiéndose además disfrutar de una importante ventaja añadida como es la portabilidad. Asimismo, solo requiere de la instalación de un App específica en función del sistema operativo del teléfono y que se disponga de conexión a internet.

El TPV para tableta proporciona infinidad de posibilidades

Para tener un TPV que pueda manejarse como una tableta caben dos opciones: o bien adquirir directamente un terminal de venta que sea táctil o bien adaptar una tablet para que pueda operar como TPV descargando la aplicación correspondiente. En cualquier caso, al margen de la alternativa elegida, es una solución muy recomendable ya que contribuye mucho a agilizar el servicio a los clientes, lo más importante, pero también facilita bastante la gestión del día a día de los negocios. Así, contar con un sistema de TPV en la tablet permite por ejemplo a un restaurante simplificar el proceso de comanda de pedidos, posibilitando que pueda hacerse desde las propias mesas, con todas las ventajas que esto comporta (mayor diligencia, se evitan errores en la cocina, etc.). Al tiempo, que también se propicia que los camareros puedan controlar el stock de existencias y proponer con inmediatez otras alternativas a los comensales en caso de que se haya agotado algún producto. En definitiva, el TPV en tablet resulta muy beneficioso para todo lo relacionado con la atención al cliente, contribuyendo a que se pueda ofrecer un mejor servicio y por tanto a aumentar las perspectivas de éxito del negocio.

Descubra nuestra selección de mPOS para pequeñas empresas en nuestro artículo comparativo.

comments
Dejar una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *